ES

Hospital Universitario La Moraleja Madrid

ACTUALIDAD Y CONSEJOS DE SALUD

Cuidamos tu piel en verano

  • Compartir esta noticia

Limpieza, hidratación, protección… descubre las claves para el cuidado de la piel y para una adecuada exposición al sol.

Cuidamos tu piel en verano
Artículo validado por: La Dra. Cristina Villegas Fernández, jefa de dermatología del Hospital Universitario La Moraleja

Con la llegada de los meses estivales crece la preocupación sobre cómo realizar un correcto cuidado de la piel, centrándonos sobre todo en la exposición solar, tanto en adultos como en pequeños y mayores. Es muy importante ser consciente de los beneficios, pero también de los inconvenientes, que tiene una continuada exposición al sol. 

Sus beneficios son múltiples. El sol nos ayuda a regular adecuadamente nuestros patrones de sueño, para poder así dormir profundamente por la noche y estar plenamente despierto por el día. También cabe mencionar que la absorción de vitamina D es fundamental para ciertas funciones corporales como, por ejemplo, para favorecer la absorción de calcio por parte de dientes y huesos. También, por lo general, revitalizan la piel y el cuerpo.

 

 

Desde la Unidad de Dermatología del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja, recomendamos que para tener una correcta exposición y protección solar la piel debe estar correctamente limpia, siendo recomendable un producto de limpieza adecuado a nuestro tipo de piel (grasa, mixta o seca) por la mañana y por la noche, de la misma manera para que además podamos utilizar otro tipo de productos y tratamientos específicos para cada tipo de piel. 

Otro tema crucial para la protección frente a los efectos del sol es la hidratación. Se aconseja aumentar la ingesta de líquidos (preferiblemente agua) en cantidad de 2 a 4 litros al día para compensar toda la deshidratación sufrida durante la exposición al sol. Esto adquiere especial relevancia en el caso de niños y ancianos. En verano debemos multiplicar, sin dudar, la cantidad de agua que bebemos.

 

La estrella del verano serán los productos de protección solar específicos de la localización en la que vamos a utilizarlos, y siempre deben ser productos adecuados a nuestro fototipo cutáneo; es decir, los fototipos más claros (1 y 2), pieles muy blancas que no se broncean deben utilizar protección muy elevada pudiéndose reducir el índice de protección solar para los fototipos 3 y 4. La protección solar debe aplicarse sobre una piel limpia y seca, sabiendo que tendrá una duración de 3-4 horas y que habrá que renovar si vamos a estar expuestos al sol durante más tiempo. 

Durante la noche es muy importante que tras la limpieza hagamos una restauración de la piel con productos hidratantes, emolientes e incluso en la zona corporal, los aftersun. 

Conviene recordar, también, que no se deben usar productos que contengan alcohol como perfumes o desodorantes, por la posibilidad de producirse manchas en la piel. También otros productos fotosensibilizantes como los diuréticos, anticonceptivos y antiinflamatorios, deben evitarse por la misma razón.

 

También es muy importante utilizar unas  gafas de sol de calidad y con protección 100% contra los rayos ultravioleta, así como gorro y ropa holgada de algodón, o tejido cerrado, que nos proteja del sol y permita circular el aire entre nuestro cuerpo y el exterior, aislándolo del calor. 

Nuestro cuerpo está preparado por naturaleza para un correcto aprovechamiento de los rayos solares y los beneficios que traen consigo. Pero también hay que ser conscientes del peligro que puede suponer una exposición desmesurada o descontrolada. La quemadura solar puede producirse perfectamente incluso con un cielo nuboso o aunque sintamos que no tenemos calor. El sol está detrás de las nubes y la radiación ultravioleta puede alcanzarnos de la misma manera.



¿Cuánto tomar el sol? 

Lo cierto es que el sol debe tomarse con precaución. La exposición debe realizarse midiendo los tiempos y utilizando los medios de prevención a nuestro alcance. Por un lado, la exposición al sol debe realizarse gradualmente, empezando por un período de alrededor de 10 minutos e ir aumentándolo poco a poco en posteriores exposiciones. Por otro lado la utilización de cremas de protección solar es fundamental y nadie debería exponerse sin utilizar una crema adecuada a su fenotipo y edad. Es esencial aplicarlas al menos 30 minutos antes de la exposición al sol y renovar su aplicación después de bañarse, o en periodos no superiores a 2 horas.

Especialmente importante es el hecho de tomar el sol durante las horas "buenas" del día. O dicho de otra manera evitar el sol en las horas "malas'' que son entre las 12 y las 4 de la tarde. Las cremas que hay que utilizar en la cara y en el cuerpo deben tener un alto índice de protección solar y también deben usarse aunque nos encontremos debajo de la sombrilla. El producto que utilicemos debe contar con un mínimo de protección 15, y debe ser extendida por el cuerpo sin olvidarnos de las zonas más delicadas como el cuello, hombros, pecho y orejas. Si tenemos la piel muy blanca lo ideal es usar un factor de protección 30 o 40.

Por todo esto, es importante usar una mayor protección solar cuando nos encontremos cercanos a superficies reflectantes, como el agua, la nieve o el hielo y secarnos bien con la toalla después de cada baño.

 

Los expertos en este campo afirman con rotundidad que aquellas personas que hayan sufrido quemaduras cinco veces o más, antes de los 20 años de edad, tienen un riesgo muy alto de sufrir un melanoma.

En caso de quemadura realice baños refrescantes, o aplíquese paños humedecidos con agua fría. Mantenga limpia su piel y no aplique antisépticos. También puede utilizar cremas especiales para quemaduras, y en caso de aparición de ampollas no la rompa y cubra la zona para prevenir infecciones.

Si presenta fiebre, náuseas o mareos consulte con un profesional médico. También es aconsejable la toma de paracetamol o ibuprofeno para aliviar las posibles molestias como la fiebre y el dolor de cabeza.

En caso de manchas en la piel de más de 6 mm, de tipo asimétrico, que cambien de forma con el tiempo y de bordes irregulares conviene consultar al especialista lo antes posible para descartar posibles lesiones dermatológicas. El diagnóstico precoz es clave para conseguir la curación de estas patologías.


En el Hospital Universitario Sanitas La Moraleja contamos con una unidad especializada en Dermatología que ante cualquier problema relacionado con la piel puede ayudarte: consultas médicas, dermatología general, dermatología quirúrgica, dermatología pediátrica, terapia fotodinámica, dermatoscopia digital, dermatología estética, piel sana y ecografía cutánea. 

 

Para más información, contáctanos: 91 752 28 52

Volver

¿Hablamos?

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo para resolver todas tu dudas. ¡Gracias!

Enviar
Actualidad y consejos de salud Hospital Universitario La Moraleja
El Hospital Universitario Sanitas La Moraleja sube una posición y se coloca como el 6º centro mejor valorado por el sector

El Hospital Universitario Sanitas La Moraleja sigue su ascenso en el Ranking de los centros con mejor reputación de España, subiendo una posición, ...

Más información
Cirugía ocular con láser femtosegundo y Excimer

El Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario de La Moraleja acaba de incorporar la tecnología más avanzada en el campo de la cirugía ...

Más información