Hospital Universitario La Moraleja Madrid

ES

ACTUALIDAD Y CONSEJOS DE SALUD

Marisco en el embarazo: qué riesgos tiene su consumo y qué precauciones debes tener

Artículo validado por Dra. Ana María Román Guindo, Jefe de Ginecología

  • Compartir esta noticia
Marisco en el embarazo: qué riesgos tiene su consumo y qué precauciones debes tener

Las mujeres embarazadas deben mantener una dieta equilibrada durante todo el periodo de gestación, pero comer mariscos en el embarazo puede ocasionar contratiempos de salud si no se hace adecuadamente. Sí, se puede comer mariscos en el embarazo, pero siguiendo unas pautas esenciales a la hora de consumir este tipo de producto marino.

 

¿Se puede comer marisco en el embarazo?

Durante el embarazo, se recomienda evitar el consumo de marisco crudo debido al riesgo de contaminación que conlleva, lo cual supera los posibles beneficios de su ingesta. No obstante, se permite el consumo de pescado, tanto azul como blanco, siempre y cuando esté bien cocinado y previamente congelado durante al menos tres días.

El pescado es una fuente de energía y proteínas de alto valor biológico y contiene nutrientes esenciales como el yodo, selenio, calcio y vitaminas A y D, además de ácidos grasos Omega 3. Por supuesto, sí se puede comer marisco cocido durante el embarazo, aunque asegurarse de cocinar adecuadamente el marisco es fundamental para evitar riesgos como la salmonelosis, la anisakiasis y la toxoplasmosis durante el embarazo.

 

Riesgos de comer marisco crudo

El consumo de marisco crudo durante el embarazo conlleva ciertos riesgos que las futuras mamás deben tener en cuenta para proteger tanto su salud como la del bebé en desarrollo. Aunque el marisco puede ser una fuente de nutrientes valiosos, es importante conocer los peligros asociados a él para poder tomar las precauciones adecuadas antes de ingerirlo.

 

Salmonelosis

La salmonelosis es una infección bacteriana que puede transmitirse a través del consumo de marisco crudo contaminado con la bacteria Salmonella. Durante el embarazo, esta enfermedad puede tener efectos graves en la salud de la madre y el feto. Los principales síntomas incluyen fiebre, diarrea, dolor abdominal y vómitos. Para evitar esta infección, es esencial asegurarse de que el marisco esté bien cocinado antes de consumirlo.

 

Anisakis

El Anisakis es un parásito nematodo presente en los pescados de mar y los cefalópodos, como los calamares y las sepias. Si una mujer embarazada consume marisco crudo o poco cocinado que esté infectado con larvas de Anisakis, puede desarrollar una enfermedad llamada anisakiasis. Esta enfermedad puede causar síntomas gastrointestinales y reacciones alérgicas. Por lo tanto, es importante evitar el consumo de marisco crudo para prevenir la infección por Anisakis.

 

Toxoplasmosis

La toxoplasmosis es una infección causada por el parásito Toxoplasma gondii, que puede encontrarse en mariscos crudos contaminados. Durante el embarazo, esta infección puede resultar peligrosa porque puede transmitirse al feto y provocar problemas de salud graves. Es esencial asegurarse de que el marisco esté bien cocinado además de tomar otras precauciones higiénicas para evitar la toxoplasmosis.

Evitar el consumo de marisco crudo durante el embarazo es crucial debido al alto riesgo de contaminación y las consecuencias negativas que esto puede tener para la salud. A la hora de comer marisco, se aconseja que esté bien cocinado, ya que solo así es 100% seguro para el consumo durante los meses de gestación y puede proporcionar nutrientes beneficiosos.

Además, durante el embarazo es esencial seguir una dieta equilibrada y saludable, siguiendo las recomendaciones de especialistas y evitando aquellos alimentos que representen riesgos para la madre y el bebé.

 

Recomendaciones y medidas de comer marisco

Comer mariscos en el embarazo requiere de ciertas precauciones que garanticen poder evitar riesgos de contaminación. ¿Una embarazada puede comer marisco? Sí, pero lo más apropiado es que siga estas recomendaciones para consumir marisco de forma segura durante esta etapa tan especial:

 

  • Evitar mariscos crudos: Consumir marisco crudos en el embarazo, o poco cocinado, puede aumentar el riesgo de infecciones, como la salmonelosis, anisakis o la toxoplasmosis.
  • Cocinar adecuadamente: Los mariscos no están prohibidos en el embarazo, pero sí deben cocinarse adecuadamente para eliminar cualquier bacteria o parásito potencialmente dañino.
  • Fuentes fiables: Se puede comer mariscos en el embarazo, pero lo mejor es comprarlos en tiendas y mercados locales de confianza y calidad. Siempre hay que buscar su frescura y buen tratamiento del producto.
  • Mercurio en mariscos: Es necesario limitar el consumo de mariscos con alto contenido de mercurio, como pueden ser el mejillón en determinadas épocas o el berberecho.
  • Variedad y equilibrio: Hay que incluir una variedad de mariscos en la dieta para obtener diferentes nutrientes beneficiosos.
  • Higiene alimentaria: Lavarse bien las manos y limpiar los utensilios de cocina después de manipular mariscos crudos es imprescindible para no sufrir a causa de la contaminación cruzada.
  • Alérgenos: En caso de tener alergia a algún marisco, es prioritario evitar su consumo y consultar a un profesional de la salud.
  • Almacenamiento seguro: Los mariscos son productos delicados, por lo que es importante conservarlos a la temperatura adecuada para prevenir la proliferación de bacterias.
  • Información nutricional: Conocer el valor nutricional del marisco e incluirlo en su cantidad justa es vital para mantener una dieta equilibrada.
  • Moderación: Como ocurre con cualquier alimento, el marisco debe ser consumidos con moderación para evitar excesos y evitar problemas con ciertos elementos que pueden resultar dañinos, como el ácido úrico.

 

Las recomendaciones a la hora de consumir mariscos en el embarazo pueden variar en función de la ubicación geográfica  y las circunstancias personales de cada mujer, por lo que es esencial consultar con un médico o profesional de la salud para obtener orientación específica sobre el consumo de mariscos durante el embarazo.

 

Tomar medidas de precaución garantiza una alimentación segura y saludable para la madre y el bebé.

 

FAQs

 

¿Qué sustancia contiene el marisco que puede resultar problemática en embarazadas?

El marisco puede contener una sustancia problemática para embarazadas: el mercurio. Algunos tipos de mariscos pueden acumular niveles elevados de mercurio, lo que representa un riesgo para el desarrollo del cerebro del feto. Durante el embarazo, se debe tener precaución con el consumo de marisco y optar por variedades cocinadas adecuadamente para evitar riesgos de infecciones o contaminación como las descritas previamente.

 

¿Se puede comer marisco cocido en el embarazo?

Sí, se puede comer marisco cocido durante el embarazo. El marisco, como el pescado, es una fuente de proteínas y nutrientes beneficiosos para la salud durante la gestación. Sin embargo, es importante cocinar adecuadamente el marisco para evitar riesgos de infecciones alimentarias y contaminación.

El marisco cocido es una fuente saludable de proteínas, ácidos grasos omega-3 y otros nutrientes esenciales para la madre y el bebé.

Volver

¿Hablamos?

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo para resolver todas tu dudas. ¡Gracias!

Enviar
Actualidad y consejos de salud Hospital Universitario La Moraleja
El Hospital La Moraleja se mantiene como 6º hospital privado con mejor reputación en el Monitor de Reputación Sanitaria 2023

El Hospital La Moraleja se mantiene como 6º hospital privado con mejor reputación en el Monitor de Reputación Sanitaria 2023

Más información
14 primeros síntomas de embarazo que puedes sentir antes de hacerte la prueba

Hoy en día existen distintas pruebas médicas capaces de determinar si una mujer está o no embarazada, pero también hay múltiples signos a tener ...

Más información