ES | EN

Hospital Universitario La Moraleja Madrid

UNIDADES MULTIDISCIPLINARES

Unidad de Escuela de Padres para la Dermatitis Atópica

La Dermatitis Atópica se caracteriza por inflamación de la piel, con sequedad (xerosis), y aparición de eccemas (zonas de piel con enrojecimiento, descamación, a veces vesículas mínimas), que aparecen en diferentes zonas de la piel del niño, siendo el prurito (picor) el síntoma más frecuente y condicionante de la enfermedad. Es una enfermedad muy común en nuestro medio y una causa muy frecuente en la consulta diaria del dermatólogo pediátrico y del pediatra.

Son diversos factores intervienen en esta enfermedad cutánea de causa desconocida:

  • Factores genéticos
  • Factores ambientales
  • Factores inmunológicos
  • Factores infecciosos
  • Disminución de la función de barrera cutánea

La dermatitis atópica puede aparecer en diferentes momentos de la vida del niño, y existe también una forma de presentación en el adulto, continuación de la etapa infantil, o bien de nuevo inicio, diferenciadas en:

  • Dermatitis Atópica del lactante: desde el nacimiento hasta los 2 primeros años de vida. En un 60% de los casos se manifiesta en el 1º año de vida y puede concluir aquí o continuarse en la fase siguiente.
  • Dermatitis Atópica Infantil: desde los 2 años hasta la adolescencia.
  • Dermatitis Atópica del adulto: desde la adolescencia en adelante.

Existe un curso crónico en su evolución, apareciendo brotes agudos, donde se exacerban los síntomas de la enfermedad y periodos de remisión, donde el síntoma común es la sequedad cutánea. Con un adecuado tratamiento, por parte del dermatólogo y del pediatra, podemos conseguir que los periodos de remisión sean lo más prolongados posibles, y los brotes se resuelvan de una forma eficaz, para condicionar lo menos posible la calidad de vida del paciente atópico y de su familia.

Por ello resulta de gran utilidad tanto para los pacientes como para sus padres o familiares directos, la realización de talleres prácticos que permiten desarrollar estrategias para evitar el rascado; “taller del no rascado” , a cargo de un simpático payaso, que jugando, enseña y divierte a los niños colaborando activamente en su tratamiento y recuperación, así como el “taller de masajes” a cargo de una masajista diplomada y auxiliar de enfermería, que enseña a los niños, como aplicarse los productos hidratantes, que van a permitir que su piel esté en mejores condiciones, y por tanto, las fases de brote sean cada vez mas distanciadas.

Además, se imparten charlas educativas para padres y familiares de los niños enfermos, para que tengan una mayor comprensión de la enfermedad, de sus desencadenantes y de cómo son ellos fundamentales en el mantenimiento adecuado de su piel atópica, basándose sobre todo en la hidratación. También participarán en talleres de masajes para aprender a aplicar correctamente las cremas, y colaborar activamente con su pediatra y/o dermatólogo.

  1. Utilizar ropa 100% algodón o tejidos naturales como el lino, evitando las lanas y los acrílicos, tanto en la ropa que lleva el niño directamente como en la de su entorno (sábanas, ropa del cochecito…)
  2. Los baños deben ser cortos y con agua templada, utilizando productos de limpieza suaves como glicerinas, aceites emolientes. Es preferible no utilizar esponja.
  3. La ropa del niño atópico debe ser lavada con jabón normal, bien aclarada y sin utilizar suavizante. La ropa nueva debe lavarse antes de ser utilizada.
  4. La habitación debe mantener una temperatura suave y es útil que esté humidificada (recipiente con agua).
  5. En principio los alimentos (salvo en casos puntuales de alergia) no tienen relación con los brotes. Se recomienda el aumento de consumo de pescado azul y frutos secos como las nueces, así como alimentos bio en niños que toleren alimentación completa (mayores de 2 años).
  6. La hidratación es la base del tratamiento, si es posible con cremas emolientes y 2 veces diarias, realizando suave masaje que mejora la hidratación y el vínculo afectivo con los padres, fundamentalmente en los bebés.
  7. En relación con enfermedades comunes como resfriados, viriasis, es frecuente que aparezcan brotes de atopía, en ese caso aumentaremos la hidratación y acudiremos al dermatólogo, pues es fundamental tratar los brotes desde el principio, el prurito puede ser el primer síntoma, posteriormente el eccema, por ello los antihistamínicos orales resultan de gran utilidad.
  8. En relación con el desarrollo del niño la piel va madurando como órgano y por tanto es capaz de hidratarse cada vez mejor, por tanto los brotes serán cada vez más distanciados y menos severos.
  9. Aunque sigamos todas las recomendaciones y realicemos el tratamiento prescrito por nuestro dermatólogo pueden aparecer brotes de atopía. No debemos desesperarnos pues con las medidas adecuadas los resolveremos bien y debemos contar con que en la mayoría de los casos la atopía se cura.
  10. Debemos destacar que, en general, y como compensación de todos nuestros desvelos, son niños más despiertos e intuitivos.

Desde hace tiempo venimos trabajando en nuestro servicio de dermatología con los padres de niños afectados de dermatitis atópica, siempre de forma individualizada. Representa un esfuerzo diario, con explicaciones lo mas pormenorizadas posibles y enfrentándonos a veces con informaciones inapropiadas que han recogido de otros medios ajenos al sanitario.

Los pacientes atópicos en nuestra unidad de dermatología pediátrica son más del 40% y de ellos un elevado número presenta acopia severa. Es por tanto una verdadera necesidad poder agrupar a todas estas familias para darles la mejor formación e información posible para la comprensión y tratamiento de sus hijos atópicos, creando una “Escuela de padres“ dirigida específicamente para ellos. Intentaremos unificar criterios, formar y lo más importante, facilitar en lo posible la vida diaria de nuestros pacientes y sus familias. El éxito del tratamiento en la dermatitis atópica se basa en la adecuada comprensión de la enfermedad, por parte de los padres, que son de ésta manera, capaces de realizar tratamientos continuados basándose en los consejos prescritos por los distintos especialistas que compondrán la unidad de forma unificada.

Esta unión se consigue implicando a dermatólogos, pediatras y alergólogos, puesto que son parte esencial en el diagnóstico, manejo y tratamiento de la enfermedad en su fase aguda y fundamental en la crónica. Dicha colaboración es necesaria para el adecuado manejo del paciente y su progresión terapéutica hasta conseguir una remisión completa de los síntomas.

El personal de enfermería, también tiene una gran importancia, ya que en la fase aguda y en los brotes, son necesarias las curas. Nuestros profesionales están especializados en esta patología y en la realización de masajes terapéuticos con emolientes y cremas específicas que mantienen una piel perfectamente hidratada. La dirección del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja, apoya el proyecto dando una mayor calidad asistencial y una mejor calidad de vida a todos los pacientes y sus familias. Se realizarán diversos talleres interactivos para los padres y pacientes, además de charlas informativas con un horario flexible. La periodicidad de los mismos se ajustará a las peticiones recibidas por parte de las familias o de los propios pacientes adultos.


ESPECIALIDADES VINCULADAS

Volver al listado de unidades

Actualidad y consejos de salud Hospital Universitario La Moraleja
Los hospitales de Sanitas, entre los 15 mejores de la sanidad privada de España, según el índice Merco de reputación

  Los hospitales de Sanitas, entre los 15 mejores de la sanidad privada de España, según el índice Merco de reputación, y nuestros hospitales de ...

Más información
El Dr. Carlos Díez, en la élite de la Medicina del Deporte

  El Dr. Carlos Díez, director gerente del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja, ha sido nombrado miembro de la Comisión Científico Médica ...

Más información